Запись блога пользователя «Марк Дашич»

для всего мира

“Siempre respete al hombre y nunca sus convicciones. Es necesario claramente hacer diferencia entre el pecado y el pecador. Aquí existe aquel concepto clásico: nosotros amamos a los fornicadores pero odiamos la fornicación, amamos a los borrachos, pero odiamos la borrachera. De igual manera, nosotros amamos a un hereje, pero odiamos herejía; amamos a un pagano, pero odiamos la idolatría; amamos a un musulmán, pero odiamos el islam.

Si ustedes quieren ser los misioneros, llegarán a ser parte de un plan muy antiguo. ¿Cuándo nació como idea la misión? Antes de que el Universo fue creado, cuando Dios Padre decidió crear el mundo como un regalo para Su Hijo, ya que “todo por Él y para Él fue creado” (Colosenses 1, 16) como es dicho en las Escrituras. Él quiso que el Hijo sea el “Primogénito entre muchos hermanos” (Romanos 8, 29), y nosotros los hombres llegamos a ser servidores de la obra de Dios Padre de atraer a Su Hijo a nuevos hermanos.

La tarea de un misionero ortodoxo es atravesar este mundo con un peine denso y encontrar a tales hombres para los que la Verdad es más importante que ellos mismos”.

Hieromártir Daniel Sisoev, “Teología Dogmática – la edición especial para el trabajo misionero”, página 26